Sin permiso, por favor.

"El mundo moderno no será castigado; es el castigo"

De las pensiones y la jubilación

Posted by Proyectos LIJO en 29 enero 2010

Mucho se está hablando estos días de la pretensión del actual desgobierno que sufrimos, de aumentar la edad de jubilación de los 65 años a los 67.

Así en términos generales, esto es un disparate. Por mucho que los liberales se froten las manos con la medida.

Si a los más de 5 millones de parados que tenemos (El que se crea que son 4,3, que no se ofenda, pero es un pardillo) le sumamos la fuga de cerebros al extranjero por no poder desarrollar su labor aquí; las prejubilaciones de empleados de la banca -trabajo esforzado donde los haya. Nótese la ironía- entre los 52 y los 58 años y su sustitución por jóvenes contratados por ett durante 5 años; la baja natalidad y el consecuente envejecimiento de la población; las pensiones vitalicias de los congresistas y senadores tras 7 duros años de trabajo y la pérdida de nuestra sobranía económica en favor de la antidemocrática Europa que nos están construyendo, podremos hacernos una idea del por qué de esta propuesta.

No es que Zparo sea un inútil, que también, es que a él le ha tocado morder la manzana envenenada de este asunto. Pero que nadie se lleve a engaño, era algo que ya nos avisaron hace más de 15 años ¿Recordáis a Solbes recomendando la suscripción de planes de pensiones privados para complementar la pensión de jubilación? pues eso era, evidentemente, un aviso de lo que años después se anuncia como algo irremediable.

pero… ¿Qué hacer?

Para empezar, se hace obligatorio recuperar ciertas soberanías que ahora están en manos de agentes que ni entienden, ni quieren entender, los problemas españoles (ni lo españoles ni los de ningún otro país de Europa) La política monetaria, con la vuelta de nuestra añorada peseta; la política agraria; la política de justicia y la política de legislación al margen de la Europa de las multinacionales, para poder hacer leyes conforme a la idosincrasia de cada una de nuestras comarcas y regiones, y no por el interés de economías que ni siquiera son nacionales, sino en favor de tres o cuatro “lobbies” económicos.

Una vez desligados de esta Europa de los mercaderes y centrados en nuestra realidad, se hace imperiosa la necesidad de aumentar el número de niños, no con cheques de 2500 leuros que se gastan enseguida, sino con políticas activas de natalidad: Aboliendo el aborto, garantizando una educación pública gratuita de verdad, rebajando o incluso eliminando el IVA de los productos para infantes, creando pequeñas industrias que reactiven las economías locales, liberando a las madres o a los padres que así lo deseen, de la necesidad de trabajar para llevar más dinero a casa y poder dedicarse a la crianza de sus hijos con un solo ingreso por familia, haciendo desaparecer las mafias públicas y privadas que especulan con los precios de los productos y servicios esenciales o de la vivienda.

Eso en el ámbito local, en el nacional, se hace completamente necesario establecer una política energética pública que garantice el abastecimiento a un precio justo, al margen de personas sin escrúpulos que solo desean ver crecer sus cuentas de resultados, porque la luz, el gas o el agua son bienes de interés general que deben estar al margen del beneficio privado.

En lo concerniente a las “autonosuyas” ¿Qué decir? es estrictamente necesario derogar todos y cada uno de los estatutos de autonomía, haciendo desaparecer las carísimas instituciones regionales en favor de una mayor financiación local, devolviendo al estado las competencias que le son propias para que todos los españoles seamos iguales. A saber: justicia, educación, sanidad y seguridad ciudadana.

Con estas y otras medidas, como las de rebajar a la media el sueldo de los políticos y eliminado sus pensiones vitalicias, así como prohibiendo por ley que puedan cobrar dos o más sueldos o pensiones a la vez, nos ahorraríamos tanto dinero que no sería necesario acudir a que el de siempre, “Juan Pueblo” , se vea destinado a seguir engordando el bolsillo de unos pocos, de una clase política al servicio de intereses privados y de la banca, jugándose su salud y su vida para llevar un sustento a casa.

Anuncios

Una respuesta to “De las pensiones y la jubilación”

  1. RUY said

    buenas, es la primera vez q entro en tu blog, me gusta, y eres claro.

    Por su puesto las medidas que comentas en este artículo no es nada más que el comienzo de la Revolución. Confío en que todo te va bien por España.

    CAFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: