Sin permiso, por favor.

"El mundo moderno no será castigado; es el castigo"

  • Archivos

  • Últimos comentarios

    Anónimo en Ignacio María Doñoro de los…
    Jose María Reguera G… en Ignacio María Doñoro de los…
    Juan Jesús en ¿Y qué si me importa?
    Migue Mercadillo en Ignacio María Doñoro de los…
    Antonio Mª en Ignacio María Doñoro de los…
  • Almanaque

    enero 2010
    L M X J V S D
    « Dic   Feb »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Temas Más Vistos

  • El autor de este blog es provida
  • Anuncios

Año nuevo, políticos viejos.

Posted by Proyectos LIJO en 10 enero 2010

La hipocresía es una de las señas de identidad de nuestros políticos. Sobre todo de los políticos a nivel nacional. Lo hemos visto con los casos de corrupción, en los que los acusados de delitos públicos, a su vez acusan a otros de esos mismos delitos, en vez de tener la decencia de dimitir y largarse lejos, preferiblemente al desierto del Gobi. (Que existe de verdad, a pesar de que parezca un invento de Ibáñez para el “Mortadelo”)

Una muestra más de esa hipocresía (Muy ligada también al liberalismo de nuestros días) es la del Diputado Nacional por Palencia, Ignacio Cosidó.

Según leo en una noticia, este ha declarado, refiriéndose al expresidente de la Junta de Castilla la Mancha y exministro de defensa, actual presidente del parlamento, que: «haya antepuesto su conveniencia política, partidista o personal a sus convicciones morales», pero le reprocha que, «con ostentosa autojustificación», «descalifique» a quienes han votado «en conciencia» contra esta ley por convicciones «no sólo políticas, sino esencialmente morales».

Como en los casos de corrupción arriba recordados, el señor Cosidó actúa de manera hipócrita. ¿No fueron los gobiernos del partido popular, con el señor Aznar a la cabeza, los que admitieron como propios, los supuestos de aborto hasta ahora legales?  merece la pena recordar, que estos supuestos, amparados por los gobiernos del PP, hicieron que en los 8 años de “Aznarismo”, el número de abortos se situara por encima de los 500.000, sufriendo una progresión geométrica desde 1996 hasta 2004, convirtiendo al aborto, en una “actividad” libre de facto en nuestra herida y maltrecha España.  Es más, bajo su gobierno, la “píldora del día después” (pdd), se legalizó, con lo que el acceso de los abortistas a los medios de asesinato de una vida inocente, se multiplicó.

¿Dónde estaba el señor Cosidó entonces, que no denunció el fraude de ley que suponía que, bajo el supuesto de “Daño psicológico para la madre” se cometieran asesinatos “inútero” a niños de hasta 8 meses de gestación?

El aborto, señor Cosidó, es un crimen en todas sus formas. Lo era antes en que se cometía bajo supuestos despenalizados, y lo es ahora que se ha convertido en un derecho.  El derecho a la vida, que debería ser el único que nos hiciera juzgar todos los actos de nuestra vida, se ve igualmente violado con la antigua ley despenalizadora, que con la nueva de aborto libre y gratuito.  Por eso, señor Cosidó, usted peca de hipocresía al acusar a otro de lo que hace usted mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: